Laura Corvalán

Entrevista a Laura Corvalán: Social Media de la primera ola

Laura Corvalán es Licenciada en Ciencias de la Comunicación egresada de la UBA. También es especialista en educación, medios y tecnologíaSocial Media especializada en Estrategias de Comunicación Digital y Community Manager. Es responsable de canales online de empresas, gobiernos y marcas.

Laura Corvalán

¿Por qué te definís como social media de la primera ola? ¿Cómo te formaste?

Mi Tesis de Grado en Comunicación Social fue sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la sociedad. En ese momento, allá por los 90, lo que estaba de modo eran los foros. En redes sociales me fui formando sola, a medida que las cosas avanzaban y que iban surgiendo. Hace 10 años todo esto era nuevo.

Estoy en Social Media desde el comienzo de las redes, cuando el concepto de Community Manager no existía.  En 2004 estaba embarazada y aburrida y estaba conectaa todo el día mirando blogs y leyéndo. Mi mamá me decía “¿Qué hacés que no estás comprando escarpines? ¿Para qué te sirve estar todo el día en la computadora?”. Me sirvió para que cuando naciera mi hijo pudiera trabajar desde mi casa. Desde que él nació, no volví a trabajar en relación de dependencia. Como alguien dijo alguna vez: cuando no te gusta ningún trabajo, tenés que inventar tu propio trabajo.

¿Cómo fue tu primera experiencia?

Mi primera experiencia fue en un proyecto pionero del Gobierno de la Ciudad, en el Instituto Tecnológico, en 2008. Mi jefe en ese momento me decía “No sé cómo definir lo que vos hacés”. No existía eso acá. Hasta que encontré una revista de Estados Unidos donde había un artículo sobre Social Media y le dije a mi jefe “¡Esto es lo que yo hago!” Uno se sorprendía cuando encontraba a alguien que hacía algo parecido.

¿Cuánto impacta tu personalidad en el trabajo que hacés?

Impacta desde el momento en el que uno se tiene que autogestionar y ser independiente. Hay gente que no puede trabajar desde su casa. Por otro lado, hay algo que es casi actoral para poder interpretar a una marca. Es elemental encontrar el tipo de comunicación de la empresa, de manera tal de ser la voz de la empresa, lograr ser la identidad y poder funcionar como ellos. Hay que responderle a los usuarios como la gente se imagina que esa marca le respondería.

¿En qué redes sociales tiene que estar presente una marca y por qué?

En líneas generales, uno debería preguntarse en cuáles no. Hay empresas que no tienen mucha cuestión de imagen y eso deja afuera las redes sociales más basadas en imágenes. Por el contrario, hay marcas que son muy visuales y encuentran un nicho en ese tipo de redes. Pinterest es muy aprovechada por las empresas que tienen que ver con el diseño, la moda, la arquitectura. A mí me gusta la variedad, pero te diría que más del 50% de las empresas cae en las redes más tradicionales: Facebook y YouTube.

Los blogs son muy útiles para empresas que tienen mucho contenido para desarrollar, pero pocas marcas le encuentran la vuelta a bloguear asiduamente.

¿Importa más la calidad que la cantidad de seguidores, o tienen un peso parecido?

La cantidad se puede comprar o generar artificialmente. Son aspectos que van en paralelo. Si el número es real y orgánico, se supone que van acompañando. El que se preocupa sólo por los números compra u organiza un sorteo. Mucho y trucho no sirve. Muchos seguidores que no hacen nada es hueco. Tal vez el usuario se creó la cuenta para dar un Me gusta y participar de un sorteo y nunca más accedió a la cuenta y cuando quiere entrar ya no se acuerda ni la contraseña.

¿Cómo creés que debería usarse la tecnología en la educación?

Estoy en un debate. Hay proyectos interesantísimos de uso de la tecnología en el aula; pero también están las escuelas sin tecnología. Las cabezas pensantes del  Silcon Valley mandan a sus chicos a escuelas sin tecnología, para que la usen sólo en la casa y en la escuela aprendan otras cosas. Las dos propuestas me parecen buenas. Me parecen interesantes los chicos que aprenden a programar y los que no tocan una computadora hasta la adolescencia. Los hijos de Steve Jobs, por ejemplo, no tuvieron acceso a un iPad, en pleno auge de las tablets.

Lo que no me parece necesario q a los 6  años tengan cuenta de Facebook. Aparte de que infringen las políticas de Facebook (que indican que tenés que ser mayor de 13 años) me parece peligroso el poco cuidado. Me preocupan los padres. Me sacan un poco las fotos de los chicos con uniforme en la esquina de la escuela. Los chicos no pueden decidir si quieren que esas fotos estén ahí para que las vea todo el mundo (porque a veces usan perfiles públicos), nosotros estamos decidiendo su futuro. Cuando sean más grandes nos vas a reclamar esa foto que subimos de ellos desnuditos en la bañera y que ahora ve su jefe.

Escrito por  Daniela Tkach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *