Guido Bercovich

“La tecnología me gana por knock out”

Guido Bercovich es periodista deportivo en Radio Rivadavia, TyC Sports y Vorterix. En esta entrevista nos cuenta cómo fueron sus inicios, cómo cambió el trabajo periodístico con las nuevas herramientas digitales y, por supuesto, no íbamos a dejar de preguntarle sobre el Mundial de Brasil 2014.

Guido Bercovich
MKE Digital: ¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser periodista deportivo?

Guido Bercovich: En realidad siempre tuve la certeza. En casa éramos cuatro: mamá, papá, mi hermano y yo. La tele siempre estuvo prendida en los canales de deportes y la radio también. Era ver y escuchar deportes todo el día, por supuesto, con predilección por el fútbol. En el secundario empecé a escribir en una revista de cobertura intercolegial que se llamaba “Campo de Juego” y en los últimos años llegó la radio. Cuando salía de la escuela, pasaba por casa y me iba al piso de Radio Rivadavia a presenciar “La oral deportiva”, el programa con más años ininterrumpidos en el aire en la radiofonía argentina.

MD: ¿Cómo empezaste?

GB: Después de dos años de presenciar el programa en el estudio, me dieron la oportunidad de hacer algunas cosas chiquitas, como atender el teléfono y transcribir (a mano, por supuesto) los mensajes de los oyentes; cosas así. La misma gente de Rivadavia me sugirió que comprara un espacio, para practicar un poco de aire radial y al poco tiempo, en el ´99, surgió una vacante en Rivadavia y como ya me conocían bien me llamaron.

MD: La práctica periodística cambió mucho en los últimos años, gracias a nuevas herramientas. ¿Cómo te llevas con la tecnología?

GB: (Silencio, caras, risas) Mal, soy un desastre, me gana por knock out. Manejo cosas muy básicas, eso sí. Pero sí, todo cambió mucho. Antes, la cobertura de un equipo grande requería que estés todo el día pendiente de las noticias de ese club. Y al otro día era salir corriendo desesperado a buscar el diario a ver si te habías perdido una primicia. Con Twitter eso ya no existe. Ahora cualquier noticia aparece a los 10 minutos en Twitter. Eso cambió y un montón de otras cosas. Vorterix, donde yo trabajo a la tarde es una radio muy tecnológica, por ejemplo.

MD: ¿Cómo usás tus redes sociales? ¿Estás pendiente de los números?

GB: A Facebook casi no entro y casi nunca publico. A lo sumo veo fotos de gente que uno quiere, pero no comento. Mando un Whatsapp y establezco una conversación por ese medio. Uso mis redes sólo para lo profesional. En Twitter, en cambio, estoy enganchado desde que me levanto. Si tengo que ir por Panamericana, entro al buscador de Twitter y lo escribo y veo todo lo que está pasando, dónde esquivar, ese tipo de detalles. Y sí, estoy pendiente de los números y muy pendiente de los comentarios. A veces escribo mi apellido para ver qué escriben sobre mí incluso si no me arroban. Siempre contesto, y la reacción es increíble. El tipo que te insultó por algo que dijiste que no le gustó, cuando ve que “te tomaste el tiempo” para contestarte, baja mil cambios, hasta te agradece. Twitter te permite contactarte con esa gente a la que antes no podías llegar.

MD: Trabajás como influenciador para alaMaula y también para Converse All Stars, ¿Cómo entendés ese rol? ¿Creés que tus seguidores lo toman como algo natural?

GB: A mí la verdad me da un poco de timidez. Al principio debe ser raro para el usuario. Me ofrecen mucho y tengo colegas que trabajan mucho con esto y me dicen que debería explotarlo más. Tengo que reconocer que es una herramienta maravillosa. El efecto es de contagio, si ven que vos seguís o recomendás a alguien y confían en vos, toman tu acción verdaderamente como una recomendación.

MD: ¿Una anécdota del Mundial de Brasil 2014?

GB: Ya conté algunas sobre lo que no se ve en la nota para alaMaula, Lado B. Más allá de que este mundial tuvo acontecimientos tristes para nosotros, hubo algunas anécdotas. Entrar colado a ver la final puede ser una buena (que lo hicieron muchos periodistas). Vorterix iba como medio de Radio América. Para el último partido todos queríamos ir y había solo cuatro credenciales. Lógicamente, iban a ir periodistas de Radio América, como Mariano Closs, que era el relator. Así que entré temprano a la cancha con acreditación y cuando tenía que pasar a la parte donde se sentaban los periodistas, donde efectivamente me iban a controlar la acreditación y se iban a dar cuenta que no era válida para ese partido, me fui a la platea. Doscientas veces me cambié de lugar porque todo el tiempo llegaba alguien que sí había pagado su entrada. Terminé compartiendo medio asiento con un argentino que se solidarizó. Durante todo el partido los gastábamos a los brasileros con el “7-1” y ellos respondían con cantitos que decían “Brasil pentacampeón”. Pero cuando terminaba el partido y Alemania nos metió el gol… Los brasileros nos lo gritaron en la cara y ahí se armó. Fue una lluvia de trompadas eso. Terminamos ayudando a los guardias a separar gente.

Escrito por  Daniela Tkach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *